Nos escriben ...

« Indignación »

 

De: "Silvio P.Q." <Silvioxxxxx@hotmail.com>

Para: <conocereislaverdad@ciudad.com.ar>

Asunto: Indignación

Fecha: sábado 18 de febrero de 2006 4:30 AM

Hola Daniel,
Espero te encuentres bien y te aseguro que hoy despues de leer tu pàgina voy a orar a Cristo nuestro Señor por tì.

Estoy sorprendido de como puede haber una pàgina de guerra contra La Iglesia Catòlica, al menos deberìas exponer tus puntos sin que abiertamente expreses tu fundamentalismo en el que se ve el odio que sientes por La Iglesia. Ademàs deberìas por lo menos respetarla por el hecho que sin ella tù no hubieses conocido el evangelio y no sabrias nada del cristianismo.

Luego he visto en varias partes manipulaciòn, encubrimiento y medias verdades por ejemplo cuando hablas del canon del AT no especificas que en el tiempo de Jesus se utilizaban los deuterocanònicaos, el texto sagrado usado por los apóstoles fue la versión de los Setenta, como se desprende del hecho de que de unas 350 citas del Antiguo Testamento que aparecen en el Nuevo, unas 300 concuerdan con el texto de los Setenta. Esto demuestra que los
apóstoles se servían del texto griego de los Setenta como del texto sagrado por excelencia. Lo cual indica que era aprobado por los mismos apóstoles. Mira quisiera que me explicases  hebreos 11,35 a que se refiere cuando habla de los resucitados y de los torturados.

Por lo demàs espero no heberte ofendido pero realmente lo que tu escribes es ofensivo y da tristeza ver esto enmascarado de cristianismo.

Por el amor y tolerancia ejemplo que nos dejò nuestros Señor Jesùs te deseo muchas bendiciones,

Silvio


 

De: "Conoceréis la Verdad" <conocereislaverdad@ciudad.com.ar>

Para: "Silvio P.Q." <Silvioxxxxx@hotmail.com>

Asunto: Re: Indignación

Fecha: sábado 18 de febrero de 2006 12:32 PM

Amado en Cristo, Silvio, paz de Dios en tu vida. Gracias por escribirme. Espero que tus cosas estén bien, bajo las bendiciones del Señor.

También te agradezco por compartirme tus opiniones y consideraciones, las cuales, ofrecidas en buen espíritu, pueden resultar de edificación espiritual, para uno o ambos lados. Sólo hace falta un corazón dispuesto y una mente objetivamente reflexiva. Y el Espíritu obrará. Por eso, nuevamente, gracias por compartirme tus interesantes comentarios.

 

> Espero te encuentres bien y te aseguro que hoy despues de leer tu pàgina voy a orar a Cristo nuestro Señor por tì. 

Gracias Silvio. Tus oraciones son bien recibidas.

 

> Estoy sorprendido de como puede haber una pàgina de guerra contra La Iglesia Catòlica, al menos deberìas exponer tus puntos sin que abiertamente expreses tu fundamentalismo en el que se ve el odio que sientes por La Iglesia. Ademàs deberìas por lo menos respetarla por el hecho que sin ella tù no hubieses conocido el evangelio y no sabrias nada del cristianismo.

Sucede, Silvio, que cuando de predicar el Evangelio de la gracia de Dios se trata, no existen nombres o títulos que puedan ir en contra de lo registrado en la Escritura, por más montaje religioso que durante años se haya desarrollado. Si la Iglesia Católica posee fundamento en la Escritura, y se mueve conforme a ella, no habría nada que temer ni nada que "reclamar". La (supuesta) mentira ("guerra injustificada") caería sola, con el sólo hecho de contrastarla con lo que la Biblia enseña. Sin embargo, la teología de la Institución de Roma no sólo necesita de la Biblia para sostener sus creencias (la cual ha escondido durante años al pueblo). La Biblia es la regla (canon) de Fe. Hagamos pues pasar nuestras creencias por su fuego purificador, para ver si lo que creemos es realmente oro o plata, o en su lugar no es más que heno y hojarasca... Si realmente estamos parados en "la verdad" no deberíamos temer hacerlo.

Lejos de ser odio lo que siento por la Iglesia de Roma (ni por nadie). A veces algunas personas esgrimen este argumento. Yo creo más bien que no comprenden mis intenciones claramente expuestas en el sitio web, y prefieren atacar mi trabajo, mis intenciones, prejuzgando respecto de mis sentimientos. No es odio (lejos de serlo), sino amor por las almas que se pierden al seguir falsos evangelios de hombres, que sólo pretenden solidificar el poder temporal de la Institución por sobre su feligresía. Y si la Biblia no les alcanza, no dudan en complementar su depósito de fe con incomprobables tradiciones. Y si eso aún es insuficiente, pues han unilateralmente decretado una supuesta infalibilidad, muy necesaria para cubrir los huecos que ni la Biblia ni la insipiente "Tradición" (ni siquiera unánime en muchos aspectos) logran cubrir. Todo ello, con la premisa ineludible que quienes pretendan pertenecer a ella, deberán creer obligatoriamente todo lo que su Jerarquía sugiera en materia de fe y costumbres.

Decir que sin ella (La Institución Católica Romana) yo no hubiera conocido el Evangelio, es una arrogante suposición. Dios ha prometido que las puertas del Hades no prevalecerían contra Su Iglesia, que lejos de ser la Institución de Roma, es la formada por todos los hijos de Dios, renacidos en Cristo. La historia demuestra que a lo largo de los años (de los siglos) la religión dominante siempre se empeñó en combatir y tratar de hacer desaparecer a los movimientos que le eran contrarios o inconvenientes (sólo hay que agarrar los libros de historia para cotejarlo). Sin embargo esa "herejía" volvía a renacer en otro lado, con otros nombres, pero sosteniendo similares creencias. Hasta que llegó la Reforma del siglo XVI, y gracias a los descubiertos métodos de comunicación, la verdad ya no pudo ser escondida.

Gracias a Dios el conocimiento del Cristianismo no es algo que esté en las manos de la Institución de Roma. No lo está ahora ni nunca lo estuvo.

 

> Luego he visto en varias partes manipulaciòn, encubrimiento y medias verdades por ejemplo cuando hablas del canon del AT no especificas que en el tiempo de Jesus se utilizaban los deuterocanònicaos, el texto sagrado usado por los apóstoles fue la versión de los Setenta, como se desprende del hecho de que de unas 350 citas del Antiguo Testamento que aparecen en el Nuevo, unas 300 concuerdan con el texto de los Setenta. Esto demuestra que los apóstoles se servían del texto griego de los Setenta como del texto sagrado por excelencia. Lo cual indica que era aprobado por los mismos apóstoles.

Arribas apresuradamente a una conclusión que necesita ser medianamente explicada. Si bien muy probablemente la versión Alejandrina de los LXX pudo haber sido utilizada en la época apostólica, ello no le otorga valor a los escritos apócrifos que contenía. En absoluto. De hecho, ni Jesús ni los apóstoles, al sugerir textos de la LXX lo anteponen con el consabido y definitorio "Escrito está", como si sucede con otros escritos. Claro que los apócrifos de la LXX contenían muchas menciones de la historia de Israel. Pero el citarlas en el NT no otorga autoridad de Dios a los apócrifos que pudieran estar allí contenidos. La historia de Israel no es de propiedad exclusiva de los apócrifos. Además, curioso es que no todos los apócrifos de la versión que mencionas fueron finalmente aceptados por la Iglesia de Roma en su Canon. Con lo cual, dicha versión no posee valor -digamos- INTEGRAL, ni siquiera para dicha Iglesia. De esta forma, concluyo en contrario a tu opinión, considerando que los apóstoles no aprobaban la "versión integral" de la LXX (como parecieras sugerir), sino que se sirvieron de ella en lo que consideraron de utilidad. Que son cosas diferentes.

Lo de "manipulación, encubrimiento y medias verdades" en general, pues, no creo que tenga consistencia para ser respondido.

 

> Mira quisiera que me explicases  hebreos 11,35 a que se refiere cuando habla de los resucitados y de los torturados.

Escrito está: «32¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. 36Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.39Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; 40proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.» (Hebreo 11:32-40)

Pues, comprendo hacia dónde apunta tu argumento. Como ya dije anteriormente, el que algún escrito apócrifo sea considerado como buen material histórico, no lo convierte por ello en canónico. Histórico no es sinónimo de canónico, por si hace falta aclararlo. Dice el Comentario Bíblico de Matthew Henry (siglo XVII) sobre el versículo que mencionas: "A partir del versículo 35b hasta el versículo 38, tenemos lo que las personas aludidas padecieron sostenidas por la fe. Dice Ryrie:«El trasfondo de mucho de lo que hay en estos versículos es probable que esté tomado del libro apócrifo de 2 Macabeos (6:18; 7:42)». Recuérdese, una vez más, que tal libro, aunque no lo tengamos como canónico, es fidedigno como histórico, y si el autor de Hebreos hace referencia a hechos narrados en tal libro, como es lo más probable, el Espíritu Santo refrenda aquí infaliblemente su historicidad..." (página 1814)

 

> Por lo demàs espero no heberte ofendido pero realmente lo que tu escribes es ofensivo y da tristeza ver esto enmascarado de cristianismo.

No, no me has ofendido. Y lamento que el material expuesto si te haya causado ese sentimiento. Yo no pretendo ofender a nadie, sino proponer, Biblia en mano, una sana reflexión de lo que la Iglesia Católica Romana enseña. De allí en más, cada cual es libre. De modo tal que, como esa no es la intención, te pido disculpas por la ofensa que hayas sentido al leer el material del sitio web. Hablo para agradar a Dios, no a los hombres. Y con respecto a ello, sabedor de que el Señor escudriña lo profundo de los corazones, es que en sus manos confío Su justo juicio sobre mis intenciones.

 

> Por el amor y tolerancia ejemplo que nos dejò nuestros Señor Jesùs te deseo muchas bendiciones,
> Silvio

Gracias Silvio. Recibo tus bendiciones en buen espíritu, y las retribuyo abundantemente para tu vida. Quedo a tus cordiales órdenes.

En el amor de Cristo.

Daniel Sapia
webmaster

ÍNDICE "Nos Escriben..."

Daniel Sapia - "Conoceréis la Verdad"

Apologética Cristiana - ® desde Junio 2000

www.conocereislaverdad.org